Braquioplastia

¿Qué es la braquioplastia?

La braquioplastia es la cirugía que remodela los brazos tensando la piel laxa y resecando la grasa en exceso en pacientes que muestran esa importante flaccidez (aspecto de “alas de murciélago”) tras importantes pérdidas de peso, bien tras dietas y cambios de vida, bien tras cirugías bariátricas, o simplemente por la edad que determina que se acumule grasa y que esta piel se haga cada vez de peor calidad, con lo que cualquier acúmulo pesa y hace que quede descolgado y móvil. Esta cirugía define los brazos asociando liposucción y exéresis de la piel necesaria.

Braquioplastia en Granada

La braquioplastia en Granada está indicada en pacientes que, por las circunstancias arriba referidas, tienen un importante exceso de piel laxa y grasa, o incluso pacientes con excesos moderados que estén suficientemente motivados para aceptar la cicatriz resultante que, como en cualquier cirugía de contorno corporal o body lift, siempre es importante (siempre que el problema sea el exceso de piel las cicatrices por fuerza serán grandes, no hay otro modo de tensar los tejidos si sobran y están laxos).

 

Es imprescindible que el paciente tenga entonces expectativas realistas ante esta cirugía, no se puede hacer un remodelado adecuado del brazo con una cicatriz pequeña o no visible, o solo con liposucción, no va a funcionar. Los pacientes deben estar en un peso normal y estar estabilizados en este peso. Así, tras una cirugía bariátrica (y ésta es una de las cirugías casi obligadas tras estas intervenciones) deben haber trascurrido al menos 18 meses desde que se culminó la pérdida de peso, y es igual si se perdió mucho peso por otras vías. El peso debe ser estable, pues cualquier variación hacia arriba o hacia abajo tras la cirugía malogrará los resultados.

La operación de braquioplastia

Esta intervención se realiza en medio hospitalario, y habitualmente bajo anestesia general. La estancia en clínica puede ser de varias horas o incluso con un día de ingreso. La duración es de 2-3 horas aunque es frecuente combinarla con otras cirugías de contorno del tronco como reducción mamaria en pacientes postbariátricos. La localización de la cicatriz debe ser muy cuidadosa.

 

Hay varias técnicas pero básicamente todas coinciden en una cicatriz longitudinal que va desde el ápex de la axila hasta el codo, a veces incluso hasta antebrazo si el exceso tisular así lo determina. Esta cicatriz queda en la parte interna del brazo, y se ubica de forma que se vea lo mínimo, al menos que no sea visible con el brazo junto al cuerpo tanto en la vista por delante como por detrás, aunque es inevitable verla al separar el brazo. La cantidad de piel a resecar se determina también con el paciente de pie, aunque en la cirugía se hagan después nuevos ajustes,y siempre es en la parte interna del brazo.

El postoperatorio

Tras la operación de braquioplastia en Granada, se aplicarán apósitos estériles y un vendaje compresivo, así como, según la técnica, unos drenajes. Los apósitos se mantendrán sin tocar 3-4 días permitiendo mojarlos o ducha tras la primera semana. A los pocos días se cambia el vendaje por unas prendas de presoterapia tipo manguitos compresivos, que deberán llevar al menos durante un mes.

 

No es un postoperatorio doloroso aunque se debe ser paciente con la inflamación, que es normal afecte a todo el brazo, por lo que se recomendará que descansen con los brazos o antebrazos apoyados sobre unas almohadas, para disminuir el edema en las manos. No se deben realizar tareas que supongan presión o esfuerzos con los brazos aunque sí se recomiendan movimientos sencillos. Es normal la inflamación local durante al menos un mes. Los drenajes linfáticos pueden ser de mucha ayuda.

Braquioplastia en Clínica Cocoon
Camino de Ronda, 95, 18003 Granada
Tlf. 958 521 238

Otros procedimientos de cirugía estética que te pueden interesar son

Visita nuestra clínica de cirugía estética en Granada