Abdominoplastia

¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon

¿Qué es la abdominoplastia?

En búsqueda de la salud y la belleza, muchas mujeres se someten a intervenciones quirúrgicas que le permitan mejorar la apariencia física, para mejorar la apariencia del abdomen, se realiza lo que se conoce como abdominoplastia, una intervención quirúrgica de mucho cuidado y que solo debe ser realizada por expertos.

 

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico del campo de la cirugía estética que sirve para corregir imperfecciones en la piel del abdomen, así como también en la musculatura y grasa depositada en esa área del cuerpo.

 

Generalmente esta intervención quirúrgica es realizada en mujeres, quienes son más propensas a querer corregir ciertas deformidades que pudieran quedar después de pasar por un embarazo.

 

Lo más recomendable es que las pacientes que van a someterse a este procedimiento quirúrgico, no tengan intenciones de aumentar de peso en exceso o quedar embarazadas nuevamente. Cabe destacar que este es un procedimiento correctivo y en ningún caso, sirve para adelgazar.

 

Lo ideal para que esta intervención sea más exitosa es que la paciente tenga un buen peso ya que con él, se podrá eliminar la piel sobrante. En ningún momento esto puede ser utilizado como un método para adelgazar o para eliminar las estrías, pues no es su función primaria.

¿En qué consiste la abdominoplastia?

La abdominoplastia consiste en eliminar el exceso de piel sobrante del área del abdomen. Dependiendo de la zona que se desee tratar o del problema estético que se busca corregir, se realiza un tipo u otro de cirugía. Lo primordial, es llevar a cabo un diagnóstico adecuado a la situación del paciente.

 

En el diagnóstico, el especialista determinará si el problema a tratar compromete en cierta forma la musculatura, o si debe realizarse por arriba o por debajo de la zona del ombligo, incluso en ocasiones puede  verse el ombligo comprometido.

 

De igual forma, es importante que se determine si la operación requiere anestesia general o solo anestesia epidural. Generalmente el tiempo promedio de la operación suele ser de dos a cinco horas y los días de hospitalización no son menos de dos días bajo vigilancia médica constante.

 

Como cualquier intervención quirúrgica, la operación deja una leve cicatriz, la cual variará en cuanto al tamaño y la ubicación dependiendo de lo que se haya querido corregir. La cicatriz más conocida en este tipo de intervenciones es la que queda alrededor del ombligo, también hay intervenciones en la que la cicatriz se ubica en el área por encima de la zona púbica y a ambos lados de las ingles. En cuanto a la calidad de la cicatrización, ésta dependerá de la tendencia cicatricial de cada paciente y de los cuidados posteriores que tenga.

 

¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon
¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon

¿Cómo saber si soy una persona apta para una abdominoplastia?

Para saber si eres o no, un candidato ideal para someterte a esta intervención, se evalúan ciertos aspectos. Si padeces flacidez natural en la zona abdominal o producto de un embarazo, o atravesaste un proceso de pérdida de peso de forma rápida, eres un candidato ideal para este procedimiento quirúrgico. El fin primordial de la abdominoplastia es ayudar a recuperar la firmeza en la piel de los pacientes, por medio de la eliminación de la piel flácida.

 

Cabe destacar que para evaluar si eres un candidato ideal para someterte a este procedimiento, se deben tomar en cuenta ciertos criterios que permitan evaluar la posibilidad de que el procedimiento sea todo un éxito, en este sentido, los criterios son:

  • Tener un buen estado de salud.
  • Tener flacidez en la zona abdominal.
  • Ser una persona con fuerza de voluntad para tratar de conservar su apariencia física obtenida luego de la operación.

 

Por otro lado, es importante saber que si cumples con algunas de estas características, la abdominoplastia no es para ti:

  • Tener el hábito de fumar.
  • Tener intención de salir embarazada.
  • Tener una enfermedad preexistente que pudiera agravarse luego de la cirugía.
  • No hacerlo por iniciativa propia sino por presión social.

 

Esto se puede resumir en lo siguiente: los candidatos ideales para someterse a este tipo de intervención quirúrgica son personas en edad adulta, con capacidad de poder tomar sus propias decisiones sin estar sometido a presiones externas o de terceros, estar consciente de los cambios que sufrirá su cuerpo y que los resultados serán permanentes solo si se tiene la suficiente fuerza de voluntad de mantener su figura y peso luego de la operación.

¿Cuáles son los tipos de abdominoplastia?

En la pared abdominal, se pueden realizar varios tipos de procedimientos quirúrgicos de carácter estético, ello depende en gran medida de las características de cada paciente y la decisión debe ser tomada luego de ser valorado por un experto, quien indicará cuál es el procedimiento más idóneo para cada paciente, entre los más frecuentes se pueden mencionar:

 

Liposucción: es un procedimiento que se lleva a cabo generalmente en personas que solo presenten exceso de grasa en la zona abdominal y su piel no está comprometida.

 

Miniabdominoplastia sin desinserción umbilical: es un procedimiento en el cual el ombligo no está involucrado y se hace con la finalidad de remover el exceso de piel o grasa que haya en la zona inferior del ombligo.

 

Miniabdominoplastia con desinserción umbilical: este procedimiento quirúrgico se sugiere y practica a las personas con exceso de piel moderado en la zona ubicada por encima del ombligo.

 

Abdominoplastia con cicatriz vertical: la abdominoplastia de este tipo, se emplea para personas que tengan mucha piel en exceso, en este procedimiento se separa el ombligo de la piel y se rehace un ombligo nuevo a partir de la piel restante. En este caso el tipo de cicatriz es de forma vertical.

 

Abdominoplastia en flor de Lis: es recomendada solo en pacientes que han sufrido una pérdida considerable de peso y los demás procedimientos no sirven para resolver su problema de exceso de piel.

 

Abdominoplastia clásica o estándar: es la tradicional abdominoplastia que se emplea cuando sobra mucha piel sobre todo en el área inferior del ombligo. La cicatriz de esta operación es sumamente fácil de disimular.

 

Abdominoplastia con extensiones laterales: empleada para hacer las correcciones necesarias cuando la piel sobrante se ubica en los laterales del abdomen.

 

Abdominoplastia circunferencial o contornoplastia: este procedimiento se utiliza cuando hay una pérdida masiva de peso y se debe cortar piel de diferentes partes en toda la circunferencia, quedando incluso cicatrices por encima de los glúteos.

 

Abdominoplastia inversa o ascendente: se emplea generalmente cuando se va a hacer aumento del tamaño de las mamas a través de una prótesis, también sirve para eliminar el exceso de piel en la zona superior al ombligo.

¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon
¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon

¿Cuál es el procedimiento para llevar a cabo una abdominoplastia?

Para llevar a cabo la abdominoplastia se debe ejecutar un proceso que va más allá del día de la cirugía, desde el mismo momento que el cirujano da sus recomendaciones al paciente, comienza una carrera que culmina una vez el paciente esté recuperado del todo.

 

Entre las recomendaciones que da el médico, están los cuidados post quirúrgicos, así como lo que debe o no hacer el paciente luego de someterse a este procedimiento, es importante que estas indicaciones se sigan al pie de la letra para poder minimizar los riesgos en la intervención.

 

Entre las indicaciones a seguir se encuentra:

 

Seguir una alimentación saludable

 

Una dieta balanceada, que aporte los nutrientes necesarios para mantenerse alimentados y que contenga: verduras, frutas, legumbres, proteína animal y vegetal, cereales; hace que el sistema inmune se fortalezca y favorece a una recuperación en menor tiempo. Es importante que no se consuman en exceso, alimentos contentivos de mucha vitamina E para evitar la incidencia de complicaciones en la intervención. Tampoco consumas mucho ajo puesto que puede evitar que la coagulación se dé en el tiempo adecuado y por ende, la cicatrización se puede ver entorpecida.

 

Seguir una rutina de ejercicios

 

Al menos dos semanas antes de que se lleve a cabo la intervención quirúrgica, se debe comenzar una rutina de ejercicios diarios que te ayuden a fortalecer los músculos y permita que tu metabolismo se acelere de forma natural, además de esto, la rutina de ejercicios ayudará a que se cree el hábito de hacer actividad física, la cual será sumamente necesaria  luego de la operación para ayudar a que los resultados de la cirugía se mantengan por mucho más tiempo.

Dejar hábitos nocivos como el de fumar cigarrillo

 

Al menos un mes antes de someterse a la intervención quirúrgica, se debe dejar de fumar ya que se pudieran presentar hemorragias y demás complicaciones durante la operación y en el post operatorio. Las personas fumadoras no tienen un flujo de oxígeno adecuado en su cuerpo y por ende, los vasos sanguíneos son más delgados que el de una persona no fumadora, así que la posibilidad de tener problemas de cicatrización son mayores para una persona que fuma.

 

Mantener una hidratación adecuada

 

Hidratarse correctamente ayuda a mantener el cuerpo más saludable, a que los órganos internos funcionen mejor y a que la piel esté más lozana. Si mantienes tu cuerpo hidratado, la recuperación puede ser mucho más rápida.

 

Ten cuidado con las medicinas que tomes

 

Indica al cirujano todas las medicinas que tomas por otra enfermedad que puedes padecer para que sea él quien evalúe si debes continuar con ese o por el contrario, buscar otra alternativa temporal mientras llega el día de la intervención. Generalmente medicinas como las aspirinas, la vitamina E, los anticoagulantes y los anticonceptivos son de mucho cuidado ya que podría ocasionar ciertas complicaciones.

¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon
¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon

¿Cómo es la operación de abdominoplastia?

El primer paso de esta cirugía suele ser una liposucción del abdomen superior y costados o flancos, así como de la región pubiana si se precisara. A continuación se realiza el despegamiento de la piel y grasa abdominales, desde una incisión transversal suprapúbica que se prolonga a los lados, hacia las crestas ilíacas, en mayor o menor extensión según el exceso cutáneo del paciente. La disección será siempre superficial al plano muscular, sin entrar nunca en la cavidad abdominal. Habitualmente hay que despegar hasta el reborde de las costillas para así poder trabajar después el plano muscular.

 

Una vez realizada la disección, se realiza el tratamiento de la pared muscular, es decir, la corrección de las diástasis de los músculos rectos, la reparación de las hernias si las hubiere, y la plicatura o sutura reforzada, en doble plano, en la línea media abdominal, de la aponeurosis de los músculos, para hacer una especie de faja interna con ellos, devolviéndoles la función que han perdido al distenderse, habitualmente tras los embarazos. Este tratamiento es el que hace que se vea el abdomen fuerte y plano, y una cintura más estrecha.

 

El último paso es el tratamiento del exceso de piel. Una vez tensados los músculos, la piel despegada se baja como un telón, en dirección vertical, y, bajo tensión moderada, se reseca el sobrante. Habitualmente se suele resecar toda la piel y grasa que se extiende desde la incisión suprapúbica hasta el ombligo, pero es importante que el cierre no tenga mucha tensión para evitar problemas.

 

¿Y el ombligo? El ombligo, durante la disección, se independiza del resto haciendo una incisión circular a su alrededor, de unos 2 cm, de forma que queda conectado a la pared abdominal por su pedículo, el resto del cordón umbilical. Cuando se reparan los músculos y se tensa la piel, se hace una pequeña incisión, en estrella, triangular o lineal, en el punto donde debería salir el ombligo, a una distancia medida previa a la cirugía. Suele asociarse un acortamiento o plicatura del pedículo umbilical para dejarlo bien profundo así como un desgrasado alrededor a fin de que quede en una bonita posición, hundida y bien definida, con poca grasa alrededor y sobre una piel bien estirada.

 

Previo al cierre se dejan unos drenajes aspirativos, que se mantienen de 5 a 10 días, según el caso. Es imprescindible el uso de una faja de presoterapia, de 1,5 a 2 meses.

 

La cirugía puede durar de 2 a 4 horas, según el caso, sobre todo de la mayor o menor necesidad de liposucción, del estado de la pared muscular y de las dimensiones del abdomen o del exceso cutáneo.

¿Cómo es el postoperatorio de una abdominoplastia?

Tras la operación de abdominoplastia, es habitual permanecer hospitalizado 1-2 días tras la cirugía. Antes del alta, se revisan las heridas, cambiando el vendaje y se pone una faja especial de presoterapia, firme pero elástica, imprescindible para que se adapten bien los tejidos.

 

Se irá a casa con los drenajes aspirativos y se le dan instrucciones para manejar estos drenajes, usualmente muy fáciles y que por cierto no tienen por qué estar a la vista, pudiendo estar dentro de una bolsa y así se evita su visión.

 

Se suele hacer una analítica en la clínica al día siguiente de la cirugía para evaluar la pérdida de sangre y si precisa seguir con el tratamiento con hierro y vitaminas que se le prescribió semanas antes de operarse. Por lo general se suele tener una pérdida moderada, sobre todo en función de si se asoció liposucción u otra cirugía.

 

Es excepcional la necesidad de hacer una trasfusión, pero sí puede tener una anemia leve o moderada que se trata sólo con el hierro y las vitaminas referidas, que les darán una clínica de cansancio y ocasionales mareos discretos o palpitaciones si se levanta de golpe de la cama o si está mucho tiempo de pie los primeros días. Recuerden, sólo reposo, tomar la medicación y no quedarse solos en casa los primeros días, siendo conveniente que les ayuden a incorporarse al principio. Nada de hacer tareas en casa.

 

Se aconseja que la persona camine encorvada para reducir la tensión en la zona de la cicatriz que queda en el abdomen. Una vez transcurrida una semana, los puntos de sutura son retirados y la persona poco a poco podrá caminar más erguida.

 

Es recomendable esperar al menos unas cuatro semanas para comenzar a hacer deportes o tu rutina de ejercicios normal. Y por sobre todas las cosas, evitar las subidas de peso intempestivo que pudieran poner en riesgo los resultados de tu operación.

¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon
¿Qué es una abdominoplastia? | Clínica Cocoon

¿Cuál es el precio de una abdominoplastia en Granada?

El precio de una abdominoplastia, como cualquier cirugía, es en base a gastos y costes de los honorarios del cirujano, equipo médico, anestesista y sedación, quirófano y hospitalización incluyendo cuidados de enfermería, medicación, material quirúrgico y el resto del material médico utilizado para dicho tratamiento. El precio variará según cada paciente, ya que se trata de una intervención muy personalizada según cada paciente y sus expectativas.

 

Si estás interesada en conocer el precio de una abdominoplastia en Granada, por favor, contáctanos para solicitar una cita.

Abdominoplastia en Clínica Cocoon
Camino de Ronda, 95, 18003 Granada
Tlf. 958 521 238

Otros procedimientos de cirugía estética que te pueden interesar son

Visita nuestra clínica de cirugía estética en Granada